¡ATENCIÓN! PARTÍCULAS EN SUSPENSIÓN…

 

La concentración de aerosoles o partículas en suspensión (PM) en el aire constituye una fuente de contaminación importante en nuestra sociedad. El tamaño de estas partículas está directamente relacionado con la posibilidad de causar problemas de salud. Las partículas de menos de 10 micrómetros de diámetro son las que plantean mayores problemas porque pueden llegar a lo profundo de los pulmones y algunas pueden incluso alcanzar el torrente sanguíneo. Las partículas más grandes pueden irritar los ojos, la nariz y la garganta, pero son menos preocupantes para los impactos en la salud. Las partículas preocupantes se clasifican como «partículas finas» (que se encuentran en el humo y la neblina), que tienen un diámetro de 2,5 micrómetros o menos, y «partículas gruesas» (que se encuentran en el polvo arrastrado por el viento), que tienen un diámetro de entre 2,5 y 10 micrómetros.

 

¿Cómo pueden las partículas afectar a su salud?

La exposición a altas concentraciones de partículas en suspensión puede provocar diversos efectos sobre la salud. La exposición a largo plazo, como las que experimentan las personas que viven durante muchos años en zonas con altos niveles de partículas, se han asociado con problemas como la reducción de la función pulmonar, el desarrollo de bronquitis crónica e incluso la muerte prematura. Los efectos a corto plazo (horas o días) pueden agravar la enfermedad pulmonar, causando ataques de asma y bronquitis aguda, y también pueden aumentar la susceptibilidad a las infecciones respiratorias. En las personas con enfermedades cardíacas, la exposición de corta duración se ha vinculado estrechamente a los ataques cardíacos.

 

¿Cuáles son los síntomas de la exposición a altas concentraciones de partículas en suspensión?

Aunque esté sano, puede experimentar síntomas temporales como irritación de los ojos, nariz y garganta, tos, flema, opresión en el pecho y dificultad para respirar cuando las condiciones de las partículas son malas. Si tiene una enfermedad pulmonar, es posible que no pueda respirar tan profunda o fácilmente como normalmente lo hace, y puede experimentar tos, malestar en el pecho, sibilancias, falta de aliento y fatiga inusual durante los períodos de elevada contaminación por partículas.

 

¿Quiénes están en riesgo?

Se considera que las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares, los diabéticos, los adultos mayores y los niños corren un mayor riesgo de contaminación por partículas de materia que otras personas, especialmente cuando realizan actividades físicas. El ejercicio y la actividad física hacen que las personas respiren más rápido y más profundamente, lo que atrae más partículas a sus pulmones.

 

Las personas sensibles a los aerosoles incluyen:

  • Las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares como la enfermedad de las arterias coronarias. La insuficiencia cardíaca congestiva y el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) corren un mayor riesgo, porque las partículas pueden agravar estas enfermedades.
  • Las personas con diabetes también pueden correr un mayor riesgo, posiblemente porque tienen más probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular subyacente.
  • Los adultos mayores corren mayor peligro, posiblemente porque pueden tener una enfermedad cardiaca o pulmonar no diagnosticada o diabetes.
  • Los niños corren un mayor riesgo por varias razones: sus pulmones aún se están desarrollando, pasan más tiempo fuera participando en actividades físicas y tienen más probabilidades de padecer asma o enfermedades respiratorias agudas que pueden agravarse cuando los niveles de partículas son altos.

 

¿Cómo puedo evitar una exposición de riesgo?

Cuando se produce una contaminación por partículas, las posibilidades de verse afectado aumentan con la actividad física al aire libre y su duración. Si su actividad planificada implica un esfuerzo prolongado o intenso y los niveles de partículas son altos, es posible que desee limitar o interrumpir su actividad.

 

¿Existe forma de controlar los niveles de partículas en suspensión?

En QARTECH Innovations comercializamos dispositivos de sensorización para partículas en suspensión (PM), gases y compuestos orgánicos volátiles (COV), tanto para exteriores, como para interiores. Con tecnología propietaria, garantizamos una larga vida a nuestros dispositivos, al tiempo que trabajamos por la máxima satisfacción de nuestros clientes, en primera instancia, y por conseguir un futuro de emisiones cero, como horizonte. Pueden contactarnos al correo info@qartech.io para más información.

NOTA: este artículo está basado en el mismo en inglés contenido en https://www.nps.gov/subjects/air/humanhealth-pm.htm

 

Contacte con nosotros en el formulario de abajo para saber más