Deporte con mascarilla: la lucha contra la amenaza invisible

La COVID-19 empezó a afectar a los eventos deportivos ya desde hace un año, el 30 de enero de 2020, cuando la Asociación China de Fútbol anunció que retrasaba el inicio de la temporada profesional. Dos meses más tarde se reveló que los Juegos Olímpicos de Tokio se pospondrían hasta el verano de 2021, el primer aplazamiento en la historia olímpica moderna.

Hace ya varios meses que se reestablecieron eventos deportivos a nivel profesional en todo el mundo, así como servicios de práctica deportiva amateur tanto en espacios abiertos como cerrados. Sin embargo, a falta de que el proceso global de vacunación a los ciudadanos llegue a un estadio avanzado donde la protección de rebaño sea una realidad, aún hay varios desafíos. Uno de ellos es el de la respiración con mascarilla.

Cuando se practica deporte, la respiración es más rápida y difícil que en reposo, lo que aumenta el riesgo de transmisión de la enfermedad. Por ello, desde hace unos meses y sobre todo en estancias interiores (gimnasios, por ejemplo) se obliga a portar mascarillas cubrebocas.

Sin embargo, una máscara dificulta la inhalación de la cantidad de aire necesaria para rendir al máximo nivel. Sabemos que llevar una máscara quirúrgica puede aumentar la resistencia al flujo de aire. El ejercicio siempre conlleva respiraciones más rápidas y difíciles, por lo que llevar una mascarilla durante el ejercicio supone un esfuerzo adicional para la entrada y salida de aire.

En los ejercicios de intensidad baja o moderada in centros de musculación, el esfuerzo se hará ligeramente más demandante de lo normal con una mascarilla, pero todavía se pueden hacer cómodamente. El reto es mayor durante el ejercicio intenso (por ejemplo, Spinning, BodyPump, correr en cinta) al tomar aire a un ritmo de entre 40 y 100 litros por minuto.

Cuando hacemos un ejercicio intenso, nuestros músculos producen ácido láctico, que provoca esa sensación de ardor. Luego se convierte en dióxido de carbono y se exhala. ¿Pero qué ocurre si el dióxido de carbono queda atrapado por la máscara? Al pasar de un ejercicio moderado a uno intenso, es posible que vuelva a respirar dióxido de carbono, lo que puede reducir la función cognitiva y aumentar la frecuencia respiratoria.

También puede haber menos oxígeno en el aire reciclado, lo que podría imitar el ejercicio a mayor altura. Por lo tanto, es importante que conozcamos mejor las limitaciones del ejercicio intenso con mascarilla.

La necesidad de comprender estos factores es cada vez más importante, dada la historia reportada en un canal de noticias australiano de dos adolescentes en China que murieron con una semana de diferencia durante los exámenes de educación física obligatoria mientras usaban máscaras faciales. No se han realizado autopsias, por lo que es imposible saber si las máscaras desempeñaron un papel en la muerte de las víctimas. Pero se plantea la cuestión de si es seguro hacer ejercicio con una máscara facial durante la COVID-19.

Prueba en cinta de correr

Para tener una idea aproximada del problema, una investigadora llamada Lindsay Bottoms de la Universidad de Hertfodshire (Reino Unido) decidió experimentar consigo misma, a raíz de la pregunta planteada por una empresa que comercializa productos asociados a la esgrima. Corrió en una cinta de correr a 10 km/h durante tres minutos para reflejar la intensidad de un ejercicio de exigencia moderada/alta como es la esgrima, y lo hizo con el equipo completo, con y sin una máscara facial de tela bajo la máscara de esgrima. Utilizó un analizador de gases portátil y lo adaptó para medir la concentración de los gases inhalados y exhalados.

La concentración de oxígeno en la atmósfera es de alrededor del 21% a nivel del mar. Al correr en la cinta con sólo la máscara de esgrima, la concentración de oxígeno era de alrededor del 19,5%. Esto equivaldría a hacer ejercicio a 600 metros sobre el nivel del mar.

Pero al llevar una máscara facial debajo de la máscara de esgrima, el nivel de oxígeno de Lindsay se redujo a alrededor del 17%, lo que equivale a hacer ejercicio a 1.500 metros de altura. Cualquier otra disminución de la concentración de oxígeno -al hacer un ejercicio más largo o más intenso- tendría un gran efecto en las respuestas fisiológicas de nuestro cupero, causando síntomas de mal de altura como mareos o dolor de cabeza.

Los niveles de dióxido de carbono en el aire atmosférico son insignificantes, y cuando se hace ejercicio sólo con la máscara de esgrima se mantienen por debajo del 1%. Con la máscara facial puesta, se triplica hasta el 3%. Hay que tener en cuenta que el Health and Safety Executive del Reino Unido -la agencia gubernamental responsable de la regulación y el cumplimiento de la seguridad en el lugar de trabajo- aconseja que los empleados no se expongan al 1,5% de dióxido de carbono durante más de 15 minutos.

La esgrima forma parte de los Juegos Olímpicos desde 1896 y es única en el sentido de que ya llevamos una máscara cuando hacemos ejercicio. Por lo tanto, antes de hacer cualquier recomendación sobre el uso de una máscara facial para la esgrima, es importante que se realicen más investigaciones en más de una persona para explorar los altos niveles de dióxido de carbono y los bajos niveles de oxígeno. El uso de una máscara facial podría plantear problemas similares en otros deportes de alta intensidad.

En España, los gimnasios y los clubes deportivos tienen abiertas sus puertas desde la finalización de la primera ola de la pandemia, lo que ha dado lugar a una grandísima cantidad de deportistas llevando mascarilla en deporte de interior, de mayor o menor intensidad, durante largos intervalos de tiempo. Sin embargo, en línea con los factores expuestos se hace necesario realizar urgentemente una investigación para garantizar la seguridad de la comunidad deportiva, independientemente de cualquier condición subyacente. La clave está en elegir… ¿economía? ¿o seguridad sanitaria?

¿Tú qué eliges?

Este artículo está basado en el original contenido aquí: https://theconversation.com/why-it-could-be-dangerous-to-exercise-with-a-face-mask-on-140277

Contacte con nosotros en el formulario de abajo para saber más