Que no te cuenten mentiras sobre el cambio climático: la realidad

Una historia de 4.500 millones de años de CO2 en nuestra atmósfera

 

Siendo el gas de efecto invernadero más abundante de nuestra atmósfera, el dióxido de carbono (CO2) se ha convertido en una referencia directa para medir el cambio climático. Sus niveles han variado ampliamente a lo largo de los 4.540 millones de años de historia de la Tierra, siendo responsable de las grandes oscilaciones de la temperatura media de nuestro planeta en toda su historia.

 

La historia del CO2

 

El consenso científico actual condensa la evolución de nuestra atmósfera a lo largo de toda su historia en tres etapas. Durante la época de formación de la Tierra, nuestro sistema solar tenía altísimas concentraciones de helio e hidrógeno, elementos presentes en la superficie de la Tierra a temperaturas extremadamente altas. Estas moléculas finalmente escaparon al espacio y fueron reemplazadas por nuestra segunda atmósfera: las emisiones volcánicas. Las erupciones dispersaron el vapor de agua, el CO2 y el amoníaco (un nitrógeno y tres hidrógenos), formando un manto gaseoso por encima y los primeros cuerpos acuosos por debajo. El CO2 se disolvió lentamente en el océano poco profundo y permitió a las cianobacterias empezar a realizar la fotosíntesis que emite oxígeno. Este oxígeno se acumuló finalmente hasta que la composición atmosférica cambió lo suficiente como para aniquilar a la mayoría de los microorganismos presentes en ese momento, hace unos 2.400 millones de años.

 

El CO2 y los climas antediluvianos

 

Como punto de referencia, los niveles preindustriales de CO2 eran de alrededor de 280 partes por millón (ppm) y hoy en día, estamos en 410 ppm.

 

El período más distante en el tiempo para el que hemos estimado los niveles de CO2 es alrededor del período Ordovícico, hace 500 millones de años. ¡En ese momento, la concentración atmosférica de CO2 estaba en la friolera de 3000 a 9000 ppm! Sin embargo, la temperatura media no era mucho más de 10 grados centígrados por encima de la actual, y, claro, uno no deja de preguntarse, cómo es posible que frente a tales concentraciones de CO2, ¿cómo es posible que el efecto invernadero no fuera mínimamente el esperable? Un factor importante fue que el Sol era más frío, y los ciclos orbitales del planeta también eran diferentes.

Historic CO2 levels

Los niveles de CO2 están determinados por el desequilibrio entre el “secuestro” de carbono (enterramiento en los sedimentos, captura por las plantas), y las emisiones de carbono (meteorización de las rocas y actividad volcánica). Los desequilibrios en este sistema crearon una tendencia a la baja en los niveles de CO2, lo que llevó a un período de glaciación hace unos 300 millones de años. A esto le siguió un período de intensa actividad volcánica, que duplicó la concentración de CO2 hasta cerca de 1000 ppm. Los niveles entonces bajaron hasta alcanzar las concentraciones actuales durante la era del Oligoceno, hace 33 a 23 millones de años, cuando las temperaturas todavía eran de 4 a 6 grados centígrados más altas que las actuales.

Historical temperature data

Éste es un factor bastante preocupante, ya que las cantidades de gases de efecto invernadero que hemos emitido pueden llevarnos potencialmente a condiciones similares.

 

Los datos de CO2 de los núcleos de hielo

 

Es innegable que el clima es un sistema extremadamente complejo con muchos factores que aún no comprendemos del todo, por lo que tales afirmaciones deben ser tomadas con cautela. Además, cuanto más miramos hacia atrás, más incertidumbre hay en torno a los datos. La evidencia sólida «sólo» se remonta a unos 800.000 años hacia atrás gracias a la posibilidad de analizar los núcleos de hielo que proporcionan registros de alta resolución en forma de burbujas de aire atrapadas bajo la nieve helada.

Ice core CO2 data past 800 000 years

Los niveles más altos de Co2 en la historia reciente

 

Utilizamos este registro como línea de base para comparar con los acontecimientos actuales, y la tendencia al alza post-industrial de las concentraciones de CO2 es evidente. Desafortunadamente, la tendencia es lo suficientemente reciente como para que los resultados aún no se hayan hecho realidad. El lapso de tiempo entre la emisión de CO2 y su contaminación/efecto de calentamiento atmosférico es de alrededor de 50 años, y cualquier cambio que observemos ahora es sólo la punta del iceberg.

 

Fijándonos en los 2 grados adicionales de temperatura de la última vez que los niveles de CO2 eran tan altos (era del Plioceno, hace 3 millones de años) y el efecto que causaron entonces, deberíamos en la actualidad preocuparnos bastante más considerando el daño que dos grados más de media causarían hoy en día en nuestra vida.

 

En QARTECH Innovations disponemos de la sensórica más avanzada para monitorizar en tiempo real las emisiones de gases a la atmósfera, queremos, pues, ayudar al mundo a que sea más sostenible para la humanidad.

 

Ésta es una traducción del artículo original escrito por Owen Mulhern en Earth.org, y puede encontrar su versión en inglés en https://earth.org/data_visualization/a-brief-history-of-co2/

 

Contacte con nosotros en el formulario de abajo para saber más